Nuestra razón de ser

Hubo un tiempo en que la información que se producía en nuestro pueblo se trasmitía boca a boca: en la calle y en la plaza o en el juego de bolos, en la cocina, en el lavadero, en la escuela, en la iglesia, en el salón del ayuntamiento… Y cada protagonista elegía el medio a utilizar:  a viva voz en un concejo abierto, a voces en un pregón a toque de corneta, en un adoctrinador sermón desde un púlpito, en animado corrillo en la plaza, en bullanguera plática en el lavadero, en susurrada tertulia en el banco junto a la lumbre.

Leer y escribir no siempre fue destreza universal, pero el recurso estaba ahí: tablón de anuncios, boletín oficial de la provincia, cuadernillos de canciones, prensa histórica para los más avanzados. El primer maestro de escuela llegaría a Valverde a principios del siglo XIX y enseguida se le asignaría una dotación de doce fanegas de trigo y seiscientos sesenta y dos reales.

Llegaron los libros, y los más cultos los traían de Madrid o Guadalajara en sus interminables viajes a lomos de caballería. Recordamos un ejemplar de La Infancia de Jesús en poder de los danzantes editado en Madrid hacia 1780 o la primera edición del Quijote de 1765 que tenía el abuelo Benito Mata. Y también recordamos la “limpieza” que se hizo a mediados del siglo XIX del local de la escuela y de muchas de las cámaras de Valverde, por medio de la cual desaparecieron entre las llamas libros antiguos, algunos con pastas apergaminadas y quizás alguno manuscrito. La mucha necesidad de espacio y el poco aprecio a las cosas antiguas hacen muchas veces estragos en los viejos objetos y documentos de los desvanes. Y otras veces, por inquina o accidente, se queman los archivos parroquiales o municipales y desaparecen libros o viejos documentos como la famosa e ignota Bula de los danzantes.

Conscientes de la necesidad de conocer mejor, y preservar, nuestro pasado iniciamos años atrás un proceso de recuperación de historias y costumbres: Primero fue el Cancionero Popular Serrano (Valverde de los Arroyos), de la mano de Emilio Robledo y José Fernando Benito con una segunda edición que también firmó quien esto escribe. Luego dimos paso a la Carta del Pueblo  que recogía crónicas, poemas, pasatiempos, chascarrillos, etc. de la vida valverdeña. Su periplo duró veinte años e iremos volcando todos sus números en esta página. La historia y los manuscritos de nuestras pequeñas obras teatrales, Autos, loas y sainetes de Valverde de los Arroyos, fue recuperada por quien esto firma junto con Emilio Robledo y Moisés García de la Torre. Después Juan Antonio Marco Martínez, párroco en Valverde, vino a mostrarnos toda la vida pasada de nuestra iglesia y sus feligreses: Valverde de los Arroyos, parroquia y parroquianos. La historia mejor documentada de Valverde, y el antiguo señorío al que perteneció, fue recopilada por el mismo Emilio Robledo en La villa de Galve y los lugares de su tierra: Valverde (de los Arroyos).

Nuestra fiesta y nuestra danza no podían estar carentes de una adecuada publicación y esta se produjo de modo exhaustivo en el año 2018 de nuestra propia mano y la del referido Emilio Robledo: Las danzas de la Octava del Corpus de Valverde de los Arroyos. Algunas escritos sobre nuestro pueblo fueron también incluidos progresivamente en diversos números de los Cuadernos de Etnología de Guadalajara. Y, finalmente, en el año 2020 conseguimos que viera la luz Valverde de los Arroyos, tradiciones y paisajes alrededor del Ocejón, donde se intenta recopilar casi toda nuestra cultura tradicional y riquezas naturales. Es como la crónica pasada de nuestra pequeña historia.

Las personas desaparecen, y con ellas casi todo su saber no transmitido, pero las imágenes permanecen. Gracias a las aportaciones de todos los vecinos de Valverde y Zarzuela y la colección de D. Pedro Blanco, conseguimos en el año 2009 recoger en un CD, dedicado a cada uno de ellos, copia de antiguas fotografías con diversos aspectos de la vida pasada de Valverde y Zarzuela: Valverde, pueblo con solera. Posteriormente, con destino al Museo etnográfico editamos en el año 2012, una colección de paneles, Valverde en el recuerdo, con más de un centenar de fotografías donde se recogían imágenes de la arquitectura, faenas, personajes, fiestas y costumbres de nuestro pueblo. En el referido Museo, nuestra antigua escuela ya sin niños, aparecen junto a otros muchos elementos de nuestra vida tradicional. Finalmente, también sólo para los vecinos, en el año 2017 editamos un DVD de uso interno, Valverde, viejas costumbres, con las películas antiguas aportadas por muchos hijos del pueblo junto a la colección de Bernardo Gordo.

Los tiempos cambian y los medios evolucionan. Las crónicas hoy se hacen en las redes sociales y medios informatizados. Por eso nos presentamos y abrimos este nuestro espacio de comunicación. En él aparecerán nuestra columna de reflexiones y opiniones, textos antiguos o nuevos de nuestra Carta del Pueblo, capítulos de nuestros libros, nuestros escritos ya publicados, galerías de imágenes pasadas o presentes, noticias nuestras y de la Serranía y un espacio abierto para todo aquel, de dentro o de fuera, que quiera colaborar.

Te esperamos.

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!

Suscríbete

Con cada entrada nueva en el blog, recibirás un email de aviso

Únete a otros 24 suscriptores

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. MARÍA DEL CARMEN GORDO dice:

    Gracias por publicar esta fotográfia.
    Esa es mi Familia, Ahí aparecen mis primos,
    Cuando veo estas fotografas, siempre me viene a la memoria uno de los versos de Gabriel y Galan

    ¿Ondi jueron los tiempos aquellos, que pue que no güelvan….

  2. Jose María Alonso Gordo dice:

    Qué recuerdos, Carmen…
    ¡Qué horas, qué auras,
    para hacerse de acero los cuerpos,
    para hacerse de oro las almas¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Nueva sección Rutas!

Descubre más desde Valverde de Ocejón

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo